Mejor que en ningún lado. Puede parecer un poco exagerado y, sin embargo, en esa sensación coinciden varias personas que viven en barcos y a las que les ha tocado estar confinadas en sus casas flotantes durante estos días por la crisis del coronavirus. Creen que la experiencia de vivir en un barco curte porque ya están acostumbrados a estar en un espacio más bien limitado y porque cuando salen a navegar ya saben lo que es estar aislados.

Para más información, link directo a la noticia:

Etiquetas:
Categorías:Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code